Posted tagged ‘Plataforma’

Cambio de agujas

marzo 6, 2011

Los sondeos en Polonia poseen un grado de credibilidad tan bajo que es difícil decretar si lo que tenemos ante nuestros ojos se trata ya de un éxodo masivo de votantes de Plataforma Cívica o si la sangría es lenta. El último, recién salido del horno de la empresa Homo Homini para la Radio Nacional Polaca, da a Plataforma un 30,0%, mientras que Ley y Justicia podría contar con un 28,4% de votos y los post-comunistas llegarían al 16,5%. Hace unos días las encuentas de otra firma daban un balance bien distinto (45% contra 30%), así que vemos la escasa fiabilidad del sistema. Si hiciéramos una media de los sondeos de los principales institutos del país sadría 39 a 26, pero eso es ya rizar el rizo: como dar por bueno que un hombre y su perro tienen de media tres patas cada uno. Lo que sí parece evidente es que el miedo a que Kaczynski vuelva al poder no basta para frenar a los descontentos, aunque muchos de ellos optarían más bien por abstenerse.

Pintan bastos también para Tusk si nos fijamos en el voto joven: según Gfk Polonia, entre los jóvenes de 18 y 19 años a Ley y Justicia votaría un 59%, mientras que a Plataforma tan sólo el 10%. Un 33% de los de 20 a 29 años votarían a LyJ, y un 29% a Tusk.

Claramente el partido de Tusk ha perdido su glamour y, lo que es más importante, también el apoyo incondicional de los medios de comunicación. Sirva de anécdota la frase que el “Polska – The Times” recoje como salida de boca del premier ministro polaco después de una nueva dosis de informativos críticos con su gobierno: “¡P…! ¡Alguien ha desviado las agujas!”

Anuncios

¿Quién crispa?

enero 25, 2011

Ya he escrito en numerosas ocasiones que Kaczynski no es mi héroe de leyenda y que con su hosco modo de ser muchas veces repele. Dicho esto, entiendo también que es una persona a la que se le ha hecho y se le hace mucha injusticia. Quizá este post ilustre bien por qué me parece hipócrita el modo de actuar de tantos que tachan al jefe de Ley y Justicia de autoritario e intolerante y se llaman a sí mismos adalides del diálogo.

Ayer supimos que no era un loco el autor del primer asesinato político de la Polonia libre de hace tres meses, cuya víctima fue el secretario de un eurodiputado del partido de Kaczynski. Hace dos días nos enteramos de que en su momento fue incluso miembro del partido del gobierno, Plataforma Ciudadana. Y silencio…

Hoy nos llegan los resultados de una interesantísima “encuesta” en la que había que responder a la siguiente pregunta: “¿cómo acabará Jaroslaw Kaczynski?” Conmovedor, denota un tacto y delicadeza infinitas. Que encontremos una perla así en el “diario” que dirige Jerzy Urban, antiguo portavoz del régimen comunista en Polonia, no es de extrañar. Nadie en su sano juicio trata el “Nie” como si fuera prensa común. El problema aparece cuando personajes de primera plana de la política polaca se deciden a figurar en tan macabro sondeo. Principalmente son gente del partido post-comunista, pero también hay gente ligada al partido del gobierno y representantes, en teoría, de la “inteligentsia”

Por ejemplo está el director de cine y hasta hace poco diputado de Plataforma Kazimierz Kutz, que afirma: “acabará en suicidio. (…) No se lo deseo para nada. Pero la muerte suicida no es tan mala, así el hombre no se cansará tanto”.

Piotr Najsztub, director del semanal “Wprost”: Morirá. ¿Y politicamente? Tendrá aún sus cinco minutos.

Andrzej Czeczot, dibujante del semanal “Polityka”: Acabará en el basurero de la historia.

Piotr Gadzinowski, ex-diputado: Acabará como su hermano en Wawel Reposará con su cuñada, con su hermano y con esa pierna en uniforme de general de la que hablaba hace poco.

Jan Kapela, “Krytyka Polityczna”: [PO y PiS] gobernarán felizmente alrededor de un año, hasta que unidos viajen en avión a Smolensk a hacer una ofrenda en el lugar de la catástrofe y a pesar de las malas condiciones atmosféricas se decidan a aterrizar en el aeropuerto Severnyy.

Janusz Palikot, ex-diputado (desde hace semanas) de PO: ¡Se suicidará!

Joanna Senyszyn, SLD:  Ya se ha acabado. En Wawel.

Jacek Żakowski, famoso periodista: Irá cayendo en el radicalismo, entre la locura y la hilaridad.

Robert Biedroń, presidente de la llamada Campaña Contra la Homofobia: Por lo que se cuenta ya es impotente sexual.

Tanto amor al prójimo casi me hace llorar.

Equilibrismos electorales

abril 26, 2010

Se veía venir desde hacía varios días, pero no había certeza: Jarosław Kaczyński ha esperado hasta casi el último minuto para anunciar que se presenta a las elecciones presidenciales en lugar de su desaparecido hermano gemelo.

Las cosas han cambiado mucho desde Smolensk y no lo va a tener fácil el presidente en funciones Bronisław Komorowski. Un estudio realizado por el centro OBOP muestra que el 81% de los polacos juzga que Lech Kaczyński desempeñaba bien las funciones de su cargo y un 68% piensa que ha sido atacado injustamente por los medios de comunicación del mainstream. No es extraño: durante las últimas dos semanas mucha gente ha descubierto que existían fotografías en las que el difunto no estaba de mal humor o en pose ridícula, o que sabía de deportes, o que sencillamente no era un fanático. En resumen: muchos se han sentido engañados, y eso pasa factura.

Es Jarosław quien tiene ahora la iniciativa, cosa que no ocurría desde hacía varios años. En el partido de Komorowski, Plataforma Cívica, saben que deben andar con pies de plomo. Lo más cómodo para ellos sería que la campaña quedara dominada por la tradicional imagen negativa que el electorado tiene de Jarosław Kaczyński, pero eso no depende ya del todo de ellos: es él quien elegirá el tono del debate. En estos momentos la Plataforma tiene todo el poder en sus manos (gobierno y presidencia). Lo deseaban mucho, pero en una situación como ésta los electores va a examinar con lupa cómo se comportan.

Va a ser una campaña en la cuerda floja. En principio, el ambiente debería ayudar a que los candidatos se centren en una discusión seria, pero bastará un movimiento en falso para que se convierta en la más brutal de las disputadas hasta la fecha.