Posted tagged ‘Obama’

Metedura a de gamba presidencial

junio 1, 2012

No tuvo Obama mejor ocurrencia durante la ceremonia de entrega de la Medalla de la Libertad a título póstumo a Jan Karski -el bravo correo polaco que informó a las potencias aliadas sobre lo que ocurría en los campos de concentración y exterminio alemanes- que referirse a aquellos atroces lugares como “campos de concentración polacos” porque se encontraban en la Polonia ocupada.

Hay quien se extraña de la alergia que los compatriotas de Karski sienten cuando escuchan frases parecidas y piensa que exageran. Va por ellos 🙂

Se entiende mejor, ¿verdad? Gracias a Dios, el propio presidente americano ya pidió perdón por carta, pero me convenzo cada vez más de que, si sigue así la tendencia, de aquí a veinte años los polacos tendrán que pedir disculpas por comenzar la II Guerra Mundial.

Anuncios

Sin Michelle en Varsovia

mayo 27, 2011

No es por placer, eso seguro. De hecho, Barack Obama viene a Varsovia sin Michelle. Oficialmente, la Primera Dama regresa a casa porque su hija tiene un examen importante. Pero los periodistas más bien entienden que no quiere ver ni en pintura a Bronislaw Komorowski. Y todo por un chiste a destiempo que el campechano presidente polaco soltó en la Casa Blanca y que la pobre traductora convirtió en catástrofe diplomática, pues daba a entender que Barack Obama hace bien en confiar de su esposa, pero mejor si la tiene vigiladita…

El “reset” americano con Rusia sigue aún vigente. En teoría el gobierno de Varsovia ha dejado de mirar a Washington para centrarse en Bruselas y en su nueva amistad con el Kremlin, y en EE.UU hasta ayer tampoco prestaban mucha atención a una zona de Europa que ha dejado de ser de interés prioritario. Por eso, si el presidente americano llega a Polonia saltándose Alemania, es porque tiene negocios más importantes que atender que la liberación del régimen de visados para los polacos.

Otras dos parecen ser las cuestiones principales a debatir en esta visita: la presencia militar americana en Polonia (quizás a cambio del incremento del apoyo militar polaco en Afganistán) y la explotación de los recursos de gas bitúmico de Polonia – para lo que unicamente las empresas americanas disponen de la tecnología necesaria.

Obama conversará, además de con el presidente Komorowski y el primer ministro Donald Tusk, con los jefes de todos los partidos de la oposición y con familias de víctimas de la tragedia de Smolensk, pero tan sólo con familiares de militares. Estará entre ellos Jaroslaw Kaczynski, pues su hermano gemelo Lech era, como presidente, jefe de las fuerzas armadas del país.

Todos a Wawel

abril 16, 2010

Todos, si el Eyjafjallajokull lo permite, vendrán a Cracovia a acompañar a Lech Kaczynski en su último camino: Obama, Medvedev, Merkel Sarkozy, Berlusconi, Juan Carlos I, … Yo también pensaba que Varsovia era el lugar más indicado para eterno reposo del presidente y su esposa: al fin y al cabo, había sido alcalde de esta ciudad y había dedicado muchas fuerzas a desempolvar su historia (vide, Museo del Levantamiento). Pero una vez que el cardenal Dziwisz tomó la decisión y la familia lo quiso, con el visto bueno del gobierno de Tusk, entendí que no hay discusión que valga.

No así la infalible Gazeta Wyborcza, que anteayer dedicó tres páginas de su diario en papel (entre ellas la primera con un artículo anónimo) a renegar de la disposición. Y si en Polonia debían al menos guardar las formas por el luto, en el extranjero echaron el resto: véase la objetividad del corresponsal de la barcelonesa La Vanguardia, a la sazón periodista proveniente de Wyborcza. Creo que se ha equivocado diametralmente de rol.

Ellos mismos, con Wajda y otros intelectuales a la cabeza, usaron con razón hace seis años todo tipo de argumentos para acallar a los tres energúmenos que criticaban el entierro del premio Nobel Czeslaw Milosz en el otro gran panteón cracoviano: Skalka. Ahora se rasgan las vestiduras porque Kaczyński va a dormir junto a reyes. Pero aquí la cosa no va de reyes, ni siquiera del mariscal Pilsudski, padre de la moderna Polonia y objeto de admiración del fallecido, cuyo féretro también se encuentra allí. No, adivino que  el cardenal Dziwisz quería por fin un símbolo de “Solidaridad” en la cripta. Y, por mucho que se pueda discutir sobre la política de estos últimos cinco años, Kaczynski encarnaba como nadie el espíritu del sindicato.

Si lo único a tener en cuenta fuera el apoyo popular al final de su mandato, no habría acabado en Wawel Władysław Sikorski (jefe del Ejército polaco eliminado durante la guerra, precisamente por el tema de Katyn), ni acabará Wałęsa cuando la muerte iremediablemente llame a su puerta: más difícil lo tendrá por su episodio de agente.

Por otro lado, Cracovia es lugar digno de  ser anfitrión de un entierro cómo no se ha visto otro en decenios (después del de Juan Pablo II, evidentemente). Y eso lo ha entendido bien el alcalde de la ciudad, a quien se le puede acusar de muchas cosas, pero no de ser partidario del presidente mientras vivía.