Posted tagged ‘Katyn’

Niebla

enero 7, 2011

“Niebla” (Mgła) expone esos momentos narrados por seis colaboradores del difunto presidente Lech Kaczynski.  Es la primera película polaca sobre la tragedia de Smolensk , pasados diez meses de la catástrofe y no ha sido una televisión pública o privada la que lo ha realizado sino un periódico, y no de los más adinerados: Gazeta Polska. Es éste un dato significativo si tenemos en cuenta que todos los medios importantes del país privados y públicos son favorables al gobierno actual, si dejamos aparte la prensa amarilla, el diario Rzeczpospolita con sus 150.000 ejemplares y Radio Maryja, cuyos oyentes suponen según los últimos datos el 1,8% del total).

Impacta oír cómo a los subordinados del primer ministro Donald Tusk lo único que parecía importarle aquel fatídico día dónde inscenizar el “shake-hand” de éste con Putin y dónde el abrazo y cómo esquivar al hermano gemelo Jaroslaw (y esto está dispuesto el testigo a defenderlo en los tribunales si es necesario).

Chocan las tremendas prisas del entonces presidente del Congreso, Bronislaw Komorowski, tanto para ejercer de las funciones de presidente de la República antes de que llegara el acta de defunción de Kaczynski, como para despedir -el mismo fatal día- a aquellos que trabajaban en la Cancillería del Presidente (y esto son hechos indiscutibles) o la descripción de cómo, desde el gobierno de Tusk y usando al embajador ruso en Varsovia y los medios de comunicación, se dificultó primero el viaje de Kaczynski a Katyn y luego se trató de desprestigiar su valor.

Lo malo es que, al ser una producción de Gazeta Polska -en la que han aparecido todas las posibles explicaciones de la catástrofe, incluyendo teorías de atentados de todo tipo- es fácil etiquetarlo. Se achaca a las autoras del reportaje que muestra sólo las razones de una de las partes, aunque personalmente me parece un documento consecuente, necesario y, mientras a nadie más se le ocurra ponerse manos a la obra, único.

P.D: ya que me he referido a teorías de la conspiración, aprovecho para poner unas palabras más sobre Tomasz Turowski, encargado del departamento político de la embajada polaca en Moscú y uno de los pocos embajadores con los que el presidente Komorowski se tuteaba. Turowski, antiguo agente de élite de la policía secreta polaca, fue enviado en febrero del pasado año a Rusia precísamente con la misión de preparar los viajes de Tusk y Kaczynski a Katyn, y fue él el que difundió el rumor de que tres personas habían sobrevivido al accidente. De su vida anterior sabemos que, una vez terminada su “misión” en la Compañía de Jesús, estuvo a punto de casarse con una francesa, que era alumna suya de ruso e hija del primer ministro socialista Michel Rocard, pero no llegó al altar, quizá por intervención del contraespionaje galo. Al menos eso piensa un antiguo amigo de Turowski que ya duda incluso si éste es su verdadero nombre.

Anuncios

Récord de mentiras por metro cuadrado

enero 3, 2011

“La agencia de noticias TASS informa que en Moscú reparten automóviles en la Plaza Roja. Todo era cierto, salvo que no en Moscú, sino en Leningrado, no en la Plaza Roja, sino en la calle de la Revolución, no automóviles sino bicicletas y no reparten sino que roban”.

Me he acordado automáticamente de este viejo chiste soviético al leer esta frase en el portal ruso gazeta.ru, en el resumen fotográfico que dedica a lo sucedido durante pasado año. “Lech Kaczynski: Si alguien se ha decidido a ser oficial no puede acobardarse”, al piloto Grzegorz Petruczuk cuando éste se negó a cumplir la orden de aterrizar con el avión presidencial en el aeropuerto de Tbilisi el 8 de agosto de 2008 en condiciones de mala visibilidad“.

Como bien señala el portal polaco wpolityce.pl, esa frase no salió nunca de labios de Lech Kaczynski, que luego, según se rumoreó -aunque sin aclarar de dónde se sabe- no habló en tono despectivo con sino sobre el piloto, que éste no se negó a aterrizar por una orden que Kaczynski no pudo darle y que desde luego no lo hizo por problemas de falta de visibilidad en la soleada Tbilisi sino por los bombardeos rusos que ya habían cesado.

Hay casi más mentiras que palabras, y esto me trae a la memoria otro chiste, éste sobre Radio Ereván, cadena que se utilizaba para simbolizar la cínica y primitiva propaganda soviética. “Un lector escribe a Radio Ereván preguntando por qué mienten tanto. Radio Erevan responde: porque preferimos comer pan blanco junto al mar Negro, y no al revés“. Tan mal ya no están las cosas en Moscú, gracias a Dios, pero parece claro que, por los motivos que sean, la campaña de desinformación sobre la catástrofe de Smolensk que comenzó ya minutos después del accidente, sigue viento en poca a toda vela.

Amor correspondido

diciembre 6, 2010

Abrazos, sonrisas y grandes palabras sobre el nuevo comienzo en las relaciones polaco-rusas. Medvedev ha llegado esta mañana a Varsovia varios días después de que Moscú entregara varios tomos más de actas sobre Katyn, y convenciendo a todos de que Rusia ha hecho un esfuerzo titánico para aclarar todas las causas de la catástrofe de Smolensk.

Saliendo de la premisa de que es mejor hablar que no hablar, soy consciente de las acciones del gobierno de la Federación Rusa en el Tribunal de Estrasburgo, donde siguen hablando del crimen de Katyn como “acontecimientos” que tuvieron lugar por obra de “desconocidos”. Curioso que Medevedev, en una entrevista concedida al periodista polaco Tomasz Lis afirma no tener idea de ello.

Y tengo aún en la retina las imágenes del avión de Kaczynski desguazado (aún más) por efectivos de las fuerzas de seguridad rusas ya en los días siguientes al accidente. Aún no había dado tiempo a analizar los trozos, pero sí para echar la culpa a los pilotos. Seis meses después seguía a la intemperie, arrinconado en un recóndito lugar del aeropuerto.

Lo peor quizá es que poco después de la emisión de este programa fueron despedidos los periodistas de la televisión pública polaca que lo realizaron. Pluralismo en los mass-media, creo que se llama esto. Las imágenes del funcionario de la embajada polaca en Moscú que reconoce no saber donde están los restos del avión y es incapaz de explicar cual es su cometido en el lugar de la catástrofe también apesadumbran. ¿De verdad les interesa que no aparzcan teorías conspiranoicas?

¿De qué van a hablar? Todo está ya dicho: “nos queremos mucho – y punto”.

Amigos para siempre…

junio 7, 2010

Polacos y rusos unidos, desde aquel fatídico instante,… Permítaseme ser algo escéptico. Poco se ha avanzado en la investigación de la catástrofe de Smolensk. Sabemos sólo y unicamente lo que los servicios rusos quieren que sepamos. ¿Cómo dudar de Putin? ¿De sus sentimientos y amistad hacia el pueblo polaco? Lo que yo no pongo en duda es que no van a dejar una ocasión como ésta para influír en los destinos de Varsovia. Y el gobierno de Tusk se lo ha puesto en bandeja.

De las cajas negras no sale demasiado a la luz, aparte de que no se puede confirmar que el presidente Kaczynski presionara a los pilotos para que aterrizaran, para desilusión de muchos, dicho sea de paso. Sigue borroso el papel de la torre de control (aunque llamar torre de control a esa barraquita es un eufemismo).

Lo que queda meridianamente claro es que de los servicios post-soviéticos mejor no fiarse del todo, y si no que se lo pregunten a la viuda de Andrzej Przewoznik, que pereció en el accidente: ya el mismísimo y fatídico 10 de abril utilizaron las tarjetas de crédito robadas del cadáver de su difunto marido. Ayer, según informaba el jefe de prensa del gobierno polaco, fueron detenidos tres oficiales antiterroristas por sustraer 6.000 zlotys (unos 1.400 euros) de la cuenta de Przewoznik.

Me extraña que se extrañen

abril 21, 2010

Antes de ponerme a escribir sobre teorías de la conspiración, me apoyo en Norman Davies, que en su monumental “Europa” nos dice que conspiraciones ha habido menos de las que dicen aquellos que ven detrás de todo una mano negra, y más de las que querrían los que las niegan en conjunto.

Pasó el primer shock emocional tras la catástrofe de Smolensk y va dejando espacio libre en el cerebro para que las neuronas vuelvan a moverse a velocidad de crucero, ya con Lech Kaczynski enterrado en Wawel. Después de unos primeros días en que todo han sido halagos para la ayuda rusa, poco a poco han ido haciéndose hueco voces que no estaban tan de acuerdo con lo que nos han contado hasta la fecha. (más…)

Wawel – punto final

abril 19, 2010

Del cardenal Dziwisz, ayer en Cracovia:

“La profundidad de la tragedia de Smolensk y la experiencia de la Nación que a ésta va unida, nos exigen un símbolo profundo y una memoria especial. En Wawel reposarán dos féretros, pero inscrita en ellos está la suerte de los demás Compañeros de ese último viaje. Queda en ellos también la memoria de los hijos de la nación polaca que descansan en las fosas de Katyn. Así, la Cripta de Katyn en Wawel hablará a nuestros corazones y a la memoria de las generaciones venideras”.

Había argumentos a favor y en contra. Podía Kaczynski haberse quedado en varsovia y sería también muy lógico. Pero argumentar que tenía sólo un veintitantos por ciento de apoyo popular y que por eso no puede quedarse en Wawel… ¿Qué haremos con Walesa cuando le llegue como a todos su hora? El tenía un 1 -¡uno! – por ciento de apoyo cuando quiso ser reelegido? ¿Lo tiraremos al Vístula?

Todos a Wawel

abril 16, 2010

Todos, si el Eyjafjallajokull lo permite, vendrán a Cracovia a acompañar a Lech Kaczynski en su último camino: Obama, Medvedev, Merkel Sarkozy, Berlusconi, Juan Carlos I, … Yo también pensaba que Varsovia era el lugar más indicado para eterno reposo del presidente y su esposa: al fin y al cabo, había sido alcalde de esta ciudad y había dedicado muchas fuerzas a desempolvar su historia (vide, Museo del Levantamiento). Pero una vez que el cardenal Dziwisz tomó la decisión y la familia lo quiso, con el visto bueno del gobierno de Tusk, entendí que no hay discusión que valga.

No así la infalible Gazeta Wyborcza, que anteayer dedicó tres páginas de su diario en papel (entre ellas la primera con un artículo anónimo) a renegar de la disposición. Y si en Polonia debían al menos guardar las formas por el luto, en el extranjero echaron el resto: véase la objetividad del corresponsal de la barcelonesa La Vanguardia, a la sazón periodista proveniente de Wyborcza. Creo que se ha equivocado diametralmente de rol.

Ellos mismos, con Wajda y otros intelectuales a la cabeza, usaron con razón hace seis años todo tipo de argumentos para acallar a los tres energúmenos que criticaban el entierro del premio Nobel Czeslaw Milosz en el otro gran panteón cracoviano: Skalka. Ahora se rasgan las vestiduras porque Kaczyński va a dormir junto a reyes. Pero aquí la cosa no va de reyes, ni siquiera del mariscal Pilsudski, padre de la moderna Polonia y objeto de admiración del fallecido, cuyo féretro también se encuentra allí. No, adivino que  el cardenal Dziwisz quería por fin un símbolo de “Solidaridad” en la cripta. Y, por mucho que se pueda discutir sobre la política de estos últimos cinco años, Kaczynski encarnaba como nadie el espíritu del sindicato.

Si lo único a tener en cuenta fuera el apoyo popular al final de su mandato, no habría acabado en Wawel Władysław Sikorski (jefe del Ejército polaco eliminado durante la guerra, precisamente por el tema de Katyn), ni acabará Wałęsa cuando la muerte iremediablemente llame a su puerta: más difícil lo tendrá por su episodio de agente.

Por otro lado, Cracovia es lugar digno de  ser anfitrión de un entierro cómo no se ha visto otro en decenios (después del de Juan Pablo II, evidentemente). Y eso lo ha entendido bien el alcalde de la ciudad, a quien se le puede acusar de muchas cosas, pero no de ser partidario del presidente mientras vivía.