Archive for the ‘Katyn’ category

Me extraña que se extrañen

abril 21, 2010

Antes de ponerme a escribir sobre teorías de la conspiración, me apoyo en Norman Davies, que en su monumental “Europa” nos dice que conspiraciones ha habido menos de las que dicen aquellos que ven detrás de todo una mano negra, y más de las que querrían los que las niegan en conjunto.

Pasó el primer shock emocional tras la catástrofe de Smolensk y va dejando espacio libre en el cerebro para que las neuronas vuelvan a moverse a velocidad de crucero, ya con Lech Kaczynski enterrado en Wawel. Después de unos primeros días en que todo han sido halagos para la ayuda rusa, poco a poco han ido haciéndose hueco voces que no estaban tan de acuerdo con lo que nos han contado hasta la fecha. (más…)

“Katyń, maldito Katyń”

abril 10, 2010

Me enteré en la calle, la dueña del kiosko lloraba desconsolada, también acababa de llegarle la noticia. Todo un país está delante del televisor. Un río de gente se ha concentrado delante del palacio presidencial. Flores, velas y ambiente de luto.

La muerte pone todo en su sitio. Une. En un momento en el que se estaban tirando trastos a la cabeza, preparándose para las elecciones presidenciales de otoño, todas las diferencias dejan de tener sentido. La catástrofe ha sido sin precedentes. Han muerto el presidente de la República, Lech Kaczynski, su esposa y toda la delegación oficial que se dirigía a Katyń, a homenajear a los fusilados de 1940. En el avión viajaban representantes de todos los partidos del parlamento, la flor y nata del ejército.

Aleksander Kwasniewski, ex-presidente de Polonia sobre Katyń: “Es un lugar maldito, en el que desapareció élite de la II República y ahora muere la gente más importante de la III República”. “Si alguien nos lo hubiera presentado como escenario de una película, habríamos pensado que el autor desvaría, que se ha pasado de la raya”.

Ahora las funciones de Jefe de Estado la desempeñará, según lo que prevee la Constitución, el presidente del Parlamento, Bronislaw Komorowski, que acababa de ser elegido candidato de la Plataforma Cívica a la presidencia del país. Nunca habría pensado, y menos deseado, llegar de este modo al cargo.

http://wideo.gazeta.pl/wideo/10,76005,7752793,Katastrofa_pod_Smolenskiem__Prezydent_nie_zyje__zdjecia.html

Esta tarde y mañana se celebrarán numerosas misas por las víctimas y por la patria.

Elegir un mito

marzo 5, 2010

Hace exactamente 70 años, los mandatarios soviéticos decidieron deshacerse de unos 20.000 prisioneros polacos con un tiro en la nuca. Fue un acto más en la larga serie de crímenes del comunismo, pero tiene mucho de excepcional. No por los números -unas gotitas de sangre si se compara con el Holodomor en Ucrania – pero sí por lo que se buscaba: aniquilar la inteligentsya de Polonia y quebrar así la columna vertebral a una nación entera (una nación con la que, por cierto, no se encontraban en estado de guerra). No estuvo sola la URSS en su empeño: el III Reich fue un “digno” competidor, a la vez que socio fiel hasta junio de 1941.



(más…)

Катынь – Katyń

septiembre 25, 2007

El oscareado director Andrzej Wajda fue dejando Katyń para más tarde un año sí y otro también hasta que vió que se iba acabando su tiempo en este mundo y no pudo más. En las primeras críticas uno puede encontrar de todo, aunque son en su mayor parte muy positivas. Lo que está claro es que este sombrío episodio del estalinismo tenía que aparecer antes o después en la cinematografía polaca y mundial.

Puede que haya quien se extrañe, se escandalice o incluso acuse de martirólogos a los polacos por andar aún hurgando en las heridas que dejó la II Guerra Mundial. No me parece justo en absoluto. Primero porque en la Polonia comunista, hasta 1989, con sólo mencionar la palabra “Katyń” podía uno dar con sus huesos en la cárcel. El Gran Hermano de Moscú impuso la ley del silencio.

En segundo lugar ¿por qué Polonia (que movilizó el tercer mayor contingente de soldados entre los aliados y que tuvo seis millones de pérdidas humanas durante la Guerra, que se dice pronto) va a tener que honrar menos a sus héroes que otras naciones europeas? Lo primero que hace cada presidente francés cuando jura su cargo es poner una ofrenda floral en el lugar donde murieron treinta y tantos miembros de la resistencia francesa durante la liberación de París. ¡Treinta y tantos! En fin, sé que las comparaciones son odiosas, pero si hemos de ser ser serios hay que decir que tuvieron que buscar a sus paladines de la libertad con lupa. Sólo en el levantamiento de Varsovia contra los nazis murieron alrededor de 200.000 polacos. Y por cierto, éste era otro episodio tabú hasta 1989, ya que la insurreccíon se fue al garete entre otras cosas porque Stalin no sólo no movió un dedo y dejar desangrarse al Ejército Nacional de Polonia, sino que además no permitió a los aviones aliados a aterrizar en el territorio ocupado por el Ejército Rojo y auxiliar desde allí a la capital en llamas. En resumen, que si los polacos tienen de qué y de quién gloriarse dejémoslos en paz.

Volviendo a los bosques de Katyń, Charkow, … , lo que allí ocurrió fue un intento de dejar a Polonia sin cabeza, sin inteligentsia, asesinando con un tiro en la nuca a más de veinte mil oficiales (junto a médicos, sacerdotes, abogados, …, oficiales también de reserva). Por primera y única vez en Rusia fue reconocido el crimen por Yeltsin. Ahora Putin, como buen antiguo KGBista, vuelve a velar por la gloria del imperio con los mismos métodos de propaganda que antes: acusa a los polacos y a su presidente, durante el viaje de éste a Katyń, de nacionalismo y de tratar de enmascarar con este ataque otros supuestos crímenes propios (en concreto de la guerra polaco-bolchevique de 1920) y la televisión rusa llega a cuestionar la autoría soviética de la matanza. De cine, aunque menos mal que ahora gracias a Wajda.