Archive for the ‘cristianismo’ category

Los Reyes en Varsovia

enero 4, 2010

Polonia, como tantos países de Europa, sigue siendo dominio de s. Nicolás en lo que a “repartidores” de regalos a gran escala se refiere. Los Reyes Magos, cuya fiesta eliminaron los comunistas del calendario, vuelven a hacer acto de presencia, aunque no tienen intención de hacerle la competencia.

En los países del antiguo bloque comunista, al igual que en muchos otros lugares de nuestro planeta, el consumismo tiene una fuerte tendencia a convertir una fiesta tan importante como la Navidad en un espectáculo banal, con ánimo de lucro, por supuesto.

Por eso tiene tanto valor la iniciativa de un grupo de padres y profesores de un colegio de Varsovia, Żagle, en el que por otro lado tengo el placer de impartir dar clases: montar una Cabalgata de Reyes en el corazón del casco antiguo de la ciudad. En nuestro tiempo, mostrar las raíces cristianas de cualquier cosa significa ir contracorriente. Basta con echar un vistazo a las cabalgatas de casi cualquier ciudad española cada 5 de enero para darse cuenta de que todo es folklore y dulces para los niños (y no tan niños, a veces). Aquí ha pasado lo contrario: Los más de cinco grados bajo cero no impidieron que más de 10.000 personas se dieran cita frente al palacio real de Varsovia para marchar junto a los Reyes y al arzobispo de la ciudad hacia el portal de Belén que se había construído en la plaza del Nowe Miasto.

A Melchor, Gaspar y Baltasar les seguían sus respectivos séquitos, formados por alumnos del colegio y por la multitud, pues cada asistente recibió una corona y un cancionero con los villancicos que se iban entonando para acompañar sin que importara que muchos desafinaran. Durante el recorrido, sus majestades tuvieron que hacer caso omiso al sibilino Herodes, que pretendía que le rindieran culto a él. También tuvo lugar una espectacular batalla entre ángeles y demonios -estos últimos trataban de confundir a los Reyes, mostrándoles un camino equivocado a Belén. No se dejaron engañar: llegaron al portal sanos y salvos y allí ofrecieron a la Sagrada Familia oro, incienso y mirra.

El año pasado me hicieron montar a caballo por primera vez en mi vida, con el papel de Melchor. Ayer fui destronado y me dediqué a hacer fotos. Aquí dejo algunas.

Anuncios

Alrededor del “Arbeit macht frei”

diciembre 26, 2009

De Timothy Garton Ash

Entre Hanukkah y Navidad, alguien roba el cartel que está sobre la entrada del campo de exterminio de Auschwitz. La policía polaca lo recupera y atrapa a los ladrones, que, al parecer, lo habían hecho por encargo de una persona en el extranjero. Nos cuesta imaginar qué tipo de ser humano puede querer una cosa así para su colección privada. Pese a todos los asesinatos de masas, toda la esclavitud y toda la tortura que ha habido desde entonces, Auschwitz sigue siendo, para un europeo de mi generación, el símbolo por excelencia de la maldad humana en nuestros tiempos.

Este grotesco episodio remata un año en el que las relaciones entre los cristianos y los judíos en general, y los cristianos polacos y los judíos polacos en particular, han vuelto a ser materia de debate. Los fantasmas de un pasado torturado en Europa del Este aullaron incluso por los pasillos de Westminster, cuando los conservadores anunciaron su alianza en el Parlamento Europeo con un grupo de partidos de extrema derecha, sobre todo de Europa central y del este, y colocaron a sus parlamentarios bajo la dirección de Michal Kaminski, perteneciente al partido Ley y Justicia de Polonia. (más…)

Popiełuszko no es historia

diciembre 20, 2009

Casi con toda seguridad, el año que viene la Iglesia agreguará a dos importantes polacos -Juan Pablo II y Jerzy Popiełuszko – al número de sus beatos. El primero ya lleva el apelativo de el Grande. El martirio del segundo conmocionó en su momento a toda Europa.

Empiezo con JPII y Popiełuszko y de repente aparece en este artículo Roman Giertych, ex-líder de la Liga de las Familias Polacas. ¿Qué tendrá que ver la velocidad con el tocino? Pues bien, ya escribí en su momento sobre las escuchas que una de las agendas de seguridad estatales estaba haciendo a periodistas y abogados. Entre otros, le tocó a Giertych. No por casualidad, porque en realidad el objetivo no era él mismo, sino quien estaba al otro lado del cable, que era Wojciech Sumliński, un conocido periodista en apuros por investigar demasiado un asesinato de hace 25 años… el de Popiełusko.

Sumliński no es un plumilla cualquiera, fue pionero en el periodismo de investigación en Polonia, llegó lejos en sus pesquisas en el mundo de las mafias de este país. Desde que fijó su atención en las incoherencias del “caso Popiełuszko” las cloacas del Estado no le han dado tregua, llevándole en su persecución a una presión tal que trató de suicidarse dentro la que fuera parroquia del “cura de Solidaridad”. Gracias a Dios, recibió ayuda a tiempo y le salvaron.

¿Qué puede importar la muerte de un curita en tiempos del comunismo? Pues que no fue un crimen normal, uno de tantos: sigue siendo el asesinato más importante ocurrido en Polonia en los últimos treinta años, y el más misterioso. Cambió el curso de los acontecimientos.

Sumliński en dos libros escritos en base al material de sus investigaciones que consiguió salvar -su vivienda fue “misteriosamente” asaltada y sus papeles robados- demuestra que lo único que hay de cierto en lo que sabíamos hasta el momento era el día en que d. Jerzy desapareció. Deja claro que los cuatro condenados no pudieron hacer sólos el “trabajo” y las pistas llevan directamente a los dos mandarines del momento: los generales Jaruzelski y Kiszczak aparecen como inspiradores del crimen en primera persona. Y ya casi en 2010, después de tantos años, sigue habiendo muchos que hacen lo posible para que la verdad no vea la luz. ¿Quién dice que la historia no importa?

La Cruz importa en Polonia

noviembre 24, 2009

…tanto que el revuelo causado en Estrasburgo ha movido a algunos a pedir que la corona del águila blanca del escudo nacional vuelva a llevarla: se la quitaron en 1927, no fueron esta vez los comunistas (éstos eliminaron la corona entera en su momento). Pongo un enlace al artículo sobre este tema que me ha publicado Aceprensa.

Milagro made in Strasbourg

noviembre 21, 2009

Una decisión del Tribunal de Estrasburgo ha conseguido lo que seguramente nadie había logrado en Polonia en los últimos cuatro años: que el partido del gobierno y la oposición se pongan de acuerdo en algo. Por estar de acuerdo, están -lo nunca visto- el antiguo presidente y el nuevo: Lech Wałęsa y Lech Kaczyński.
Y todo en defensa de la misma cruz que desde instancias europeas tan ligeramente se rechaza, sin tener en cuenta la sensibilidad de los otros, en este caso de los italianos, y obviando su historia. Los autores de un proyecto de ley que condena la decisión del Tribunal y que ya ha superado las 170 firmas, son políticos del grupo Polska Plus, cuyos diputados más conocidos son “exiliados” que salieron de Ley y Justicia.

El proyecto afirma que la cruz no es sólo un símbolo religioso y una señal del amor de Dios a los hombres, sino que en el ámbito público invita a sacrificarse por los demás y manifiesta valores que edifican el respeto por la dignidad de cada hombre. Un texto así lo veo impensable en la inmensa mayoría de los parlamentos europeos.

Ha habido algunos en contra de la resolución. A unos, como a la diputada Seneszyn, no hay quien los tome en serio porque su anticlericalismo no roza sino que sobrepasa lo enfermizo. El resto de diputados de SLD, el partido ex-comunista, tienen poca fuerza en el parlamento y se encuentran además en “guerra civil”. Las declaraciones de otros personajes causan más estupor: ya escribí hace poco del específico sentido del humor del dictador Jaruzelski y cómo llegó en su sarcasmo al soltar con todo desparpajo en una entrevista televisiva que, en la cuestión de las cruces, ellos (los comunistas polacos) sa han adelantado a Estrasburgo treinta años en prohibir los crucifijos.

Me sorprendió muy positivamente este artículo de Wałęsa , cuando ya comenzaba a pensar que no iba a escuchar nada de valor de este hombre. Me alegro de equivocarme.

Cine “Amistad”

febrero 12, 2009

Kinotyeatr “Druzhba”, o simplemente Cine “Amistad”. Esta es la antigua iglesia católica de Sebastopol. Se terminó de construir en 1911, algunos años después de que el zar permitiera tener un lugar de culto a los catolicos de la ciudad, cuyo numero rondaba por aquel entonces los 3.000 entre polacos, lituanos y otros, en su mayoría oficiales y suboficiales de la marina rusa. Ya hubo una tentativa de construccion en 1837, pero entonces se vio abortada por la guerra de Crimea.

100_0733

Chersonesos, a las afueras de Sebastopol, gozó desde antiguo de importancia para los cristianos. Allí martirizaron a dos Papas (Martín y Clemente). Y allí tuvo lugar el bautizo de la antigua Rus, y hay que reconocer que el príncipe Vladimiro tuvo buen gusto para escoger el sitio.

En estos momentos la parroquia de s. Clemente se encuentra en un piso, el mismo desde el que hice la foto de arriba. Yuriy Ziminskiy, párroco desde hace algunos meses, tiene una tarea dura: conseguir la recuperación de la iglesia. No será fácil, porque los mandatarios de la ciudad quieren mucho dinero por devolver lo que no les pertenece. Tampoco ayuda que el lugar donde se encuentra el “Druzhba”se llame plaza de Ushakov, importante admiral ruso, canonizado por la Iglesia Ortodoxa. Don Yuriy es un auténtico “comando” (un “spetsnaz”, como por allí se dice) y una simpatiquísima persona con una biografía de película a sus espaldas: desde el seminario clandestino en Vilnius hasta Sebastopol, pasando por un par de años en el ejército rojo y la capellanía en Charnobyl,… Y como es también hombre de fe, no dudo que conseguirá su objetivo.

100_0737

Semana Blanca

mayo 18, 2008

Llevo pensando ya algún tiempo en escribir por qué me parece que yerran los que opinan que con Polonia va a pasar lo mismo que con otros países de la UE y que la laicización está al caer. O, más bien, por qué las razones que sostienen su tesis no son adecuadas.

Mientras tanto, unas líneas sobre la “semana blanca” en Polonia. Nada que ver con el esquí. Es una sana costumbre, muestra de cierta coherencia, que existe en este país: consiste en que, durante toda la semana siguiente a la Primera Comunión los niños, vestidos de gala, asisten a la S. Misa y comulgan. Luego las niñas, el día del Corpus Christi van delante del Santísimo derramando pétalos de flores.

En muchos lugares pasa que los niños están más pendientes de los regalos que van a recibir que de la importancia del acto. Y si en los padres escasea el sentido común aparecen sandeces como la “comunión civil”. Cosas de esas pasan en España (aquí no y a Dios gracias). Bien, pues a pesar de todos los pesares, me parece que siete días son tiempo suficiente para que el niño en su cabecita vaya arrinconando los juguetes (si es que no están ya rotos) y se dé cuenta de la grandeza del evento, que los niños son pequeños pero nada tontos.

Me parece también una buena idea lo que practicamos en el colegio donde trabajo: aconsejamos a los padres no regalar nada el día de la Primera Comunión. Tienen a la vuelta de la esquina el día del niño o cualquier otra ocasión que se les ocurra, pero que ese día por lo menos les dejen tranquilos.

(la foto es de mi cole, justo antes de las Primeras Comuniones del año pasado)