Winnie gana las elecciones

A juzgar por lo que nos cuentan los medios extranjeros, hasta aquellos presuntamente más serios, la noticia más interesante en la Polonia de las últimas dos semanas es que en un pueblecito perdido, unos concejales se han puesto a discutir sobre el sexo de Winnie the Pooh. Así estamos.

Pues, aunque no lo parezca, sí han ocurrido cosas de más importancia en este país. Unas elecciones, por ejemplo. Nada me ha causado más bochorno en los dieciocho años que llevo aquí que las elecciones municipales del pasado 16 de noviembre, que pasarán a la historia como las más vergonzosas desde la derrota del comunismo -hasta la fecha, claro.

Unas elecciones en las que el 18% de los votos han sido nulos, y en algunas circunscripciones se ha llegado al 40% -(antes de la guerra era el 1%, con un índice de analfabetismo bastante mayor…); unas elecciones en las que el recuento de votos ha durado una semana entera por culpa de un fallo de un sistema informático que cualquiera capaz de entrar en facebook habría podido hackear, encargado con prisas y que no había sido probado con anterioridad, aunque la Comisión Electoral Estatal bagatelizaba el problema; han sido unas elecciones en las que Ley y Justicia, el primer partido de la oposición, el de Kaczyński, a pesar de que los sondeos previos lo daban por perdedor, ganaba claramente según las exit-polls al partido del gobierno, Plataforma Cívica, por 32% a 28%, para luego vencer por la mínima en votos y perder en número de concejales; unas elecciones en las que el otro partido de la coalición gobernante, el Partido Campesino Polaco, que según todos los sondeos iba a conseguir un 5% de los votos, llega al 17% según las exit-polls, y al 23% tras el recuento definitivo. Y vale la pena aclarar, llegados a este punto, que las exit-polls, a diferencia de los sondeos, no habían fallado nunca en Polonia desde la caída del comunismo, y que el Partido Campesino en la práctica es el partido más prorruso del país.

Sólo veo cuatro opciones, o una combinación de varias:

– O ha sido sólo fruto de la ineptitud de los miembros de la Comisión Electoral – aunque parezca ingenuo pensarlo;

– O la Plataforma Cívica es presa del pánico porque ve que pierde apoyo y lo que hemos presenciado es una prueba general de lo que puede ocurrir en las legislativas del año que viene;

– O el Partido Campesino, con suficiente poder en el campo para controlar allí el desarrollo de los comicios, ha visto en ese pánico una ocasión de oro para agigantar su poder;

– O alguien quería provocar un Maydan en Varsovia y echarle el muerto encima a Kaczyński.

No me cabe duda de que, si esto hubiera ocurrido gobernando Ley y Justicia, habríamos tenido encima a media Europa criticando un ataque a la democracia, un desembarque de corresponsales extranjeros y llamadas de la OSCE a poner orden, y con razón. Pero Winnie the Pooh importa más. Las conclusiones sáquenlas ustedes.

Explore posts in the same categories: Polonia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: