¡Había una vez… un circo!

– “La culpa de todos nuestros males la tienen los judíos y los ciclistas.”

– “Oiga, pero ¿por qué los ciclistas?”

– “¡Antisemita! Así que eres de los que creen que los judíos son los culpables de todo!”

Este viejísimo chiste viene bien para ilustrar el absurdo con el que se tendrá que enfrentar durante los próximos cuatro años todo aquel que quiera seguir la política a orillas del Vístula.

El espectáculo protagonizado por Janusz Palikot y sus cuarenta acólitos en el Parlamento polaco acaba de comenzar. La frase de la semana pertenece, como no, a éste diputado, escandalista número uno, que así comentó la composición del nuevo gobierno del “liberal” Donald Tusk:

“… hablo de Tomasz Arabski, Radosław Sikorski y Jarosław Gowin, que son funcionarios de los servicios secretos católicos en el gobierno polaco”. Y sigue: “No finja (por Tusk) que no sabe usted que si la Iglesia quiere influir en alguien, envía a la gente del Opus Dei a diversas instituciones que ejercen influjo sobre ellos. Si el país ha de ser laico de acuerdo con la Constitución, gente que trabaja como funcionario de los servicios secretos del Opus Dei no debe estar en este gobierno”.

Es bien sabido que Janusz Palikot es un tipo inteligente, así que pensaré que sabe que lo que dice es una soberana estupidez y que tiene sus motivos para actuar de ésta y no de otra manera. Si por lo menos fuera verdad, pues bueno, sería cosa de las fobias de un personaje que fue en su momento mecenas de una revista conservadora dirigida a gente joven tipo “generación JPII”, y que luego vio que mejor negocio sería hacerse pastor de un rebaño sin líder: la nueva izquierda polaca. Cinismo.

Estas palabras no nos dicen nada de Palikot, que, según me dice el reconocido consejero político Eryk Mistewicz, es un “representante de la post-política”, donde no importan las convicciones, sino la eficacia en llegar a los potenciales votantes. Nos dicen mucho más del perfil del votante del Movimiento Palikot: gente con pocas ideas y más bien espesas.

Otra cuestión es el motivo: personalmente, pienso que de lo que se trata es de “encubrir” el escándalo en que se ha visto envuelta la diputada de Palikot Wanda Nowicka. El juez no ve delito en que la periodista Joanna Najfeld sostenga que Nowicka está en la nómina de empresas dedicadas al aborto. Algo había que encontrar urgentemente de lo que hablaran en las noticias.

Explore posts in the same categories: Polonia

Etiquetas: , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: