Independencia pasada por fuego

Se veía venir que no todo ayer iban a ser sonrisas en Polonia. En concreto, desde que se supo que organizaciones de extrema izquierda polacas habían invitado a sus “hermanas” de Alemania a boicotear la “Marcha de la Independencia”, un evento de carácter supuestamente “neonazi” que iba a desfilar por las calles de Varsovia.

Las hostilidades no pudieron empezar de un modo más grotesco: hacia el medio día, una partida de anarquistas, muchos venidos de Alemania, creyó haberse topado con un batallón de nacionalistas polacos vestidos con uniforme militar. Dieron la orden de ataque y comenzó la pelea con lo que era sólo un grupo de actores con uniformes de la época napoleónica. Los “huéspedes” se comportaron por lo general de forma agresiva, y bastaba una bandera blanquirroja, la enseña polaca, ser tomado por nacionalista y atacado. Se refugiaron, escoltados por la policía, en una cafetería perteneciente a un grupo de la izquierda radical, de donde fueron más tarde desalojados. Unas cien personas fueron arrestadas.

A las tres, hora del comienzo de la marcha, los veinte mil participantes se encontraron con que la ruta estaba bloqueada por los antifascistas. La policía dividía ambos grupos. Ante la imposibilidad de seguir adelante, energúmenos que también tomaban parte en la marcha (miembros de organizaciones marginales de extrema derecha o de hooligans) se decidieron a atacar a la policía usando para eso botellas y adoquines. Mientras, la mayoría de los participantes -mayoritariamente familias y gene joven- dio la vuelta pacíficamente, modificando el recorrido de la manifestación.

Todo discurrió con normalidad hasta que la marcha llegó al lugar en el que había de disoverse. Después de pasar cierto tiempo coreando divisas de diversa índole, algunas patrióticas, otras contrarias al gobierno de Donald Tusk, la mayor parte de los presentes decidió volver a casa tan tranquilamente como habían venido, pero entonces tuvieron lugar actos vandálicos perpetrados por personajes cubiertos con pasamontañas. Dos coches de una cadena televisiva fueron incendiados a pesar de la oposición de los organizadores y de nuevo volaron botellas y piedras en dirección a los numerosísimos funcionarios de la policía presentes, aunque pasivos ante los primeros excesos. Los vehículos siniestrados pertenecían a la cadena TVN, que se encuentra también en estado de guerra con los hinchas del equipo Legia Warszawa. Los hooligans son además un colectivo que  hace unos meses sirvió de excusa al gobierno para mostrar mano dura, siendo la situación desde entonces de conflicto permanente.  Poco de patriotismo y muchas ganas de gresca con la policía en su actuación.

Este era uno de los casi treinta acontecimientos con los que la capital polaca celebraba el 93 aniversario de su independencia, pero su desarrollo ha empañado la imagen de los festejos.


Explore posts in the same categories: Polonia, Varsovia

Etiquetas: , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: