Risitas peligrosas

Un político puede soportar ataques personales con mayor o menor estoicismo, puede llegar incluso a acostumbrarse a ser virulentamente criticado, y en cierto modo lo lleva en el sueldo. De hecho, para gran parte de los personajes públicos sigue siendo un axioma central el lograr que hablen y escriban de uno, siendo secundario que lo hagan bien o mal. Hay algo que sí llevan mucho peor: que se rían a su costa. En eso no se diferencia mucho la casta política polaca a cualquier otra, y son gloriosa excepción los que actúan de otra manera.

De cómo podía llegar a ser de peligrosa el arma humorística, y eso en condiciones de alto riesgo, escribe aquí el maestro Villapadierna y aquí yo mismo pongo unas líneas. Ser objeto de los chistes del vulgo, perder el decorum, puede a veces a suponer tanto como quedarse en paños menores a los ojos del público.

Jaroslaw Kaczynski y su difunto hermano lo sintieron en sus respectivas pieles desde el principio de su mandato y les costaba bastante mantener la compostura (hay que añadir que, en ocasiones, las gracietas venían de donde no deberían y por canales inadecuados, como el embajador de Alemania).

Ahora le toca el turno al primer ministro Donald Tusk y a su partido. Les dolerá seguramente más después de seis años de romance con los medios de comunicación, artistas y personajes públicos en plena estampida ahora por escapar del Titanic en el que se han metido.

Podemos observar al conocido actor y profesor Krzysztof Globisz en una extravagante escena durante una conferencia que presentaba. Vocifera en público delante de las mismísimas narices de Tusk para sacarlo a la palestra. Tusk, confundido, hace lo posible para guardar las formas, y hay que reconocer que lo hace bien: “yo había venido aquí con un discurso serio,…”. Pero es entonces que Globisz le espeta “señor primer ministro: “para hacer el idiota aquí estoy sólo yo”, lo que llevó al regocijo generalizado del público. Luego explicaría que todo era en clave de humor, pero el efecto creado no se borra así de facilmente.

Otra anécdota, en teoría más inocente, la provocó el reciente twitt del portero polaco del Arsenal, Szczesny, tras la lesión sufrida en el duelo con el F.C. Barcelona. Su actuación fue criticada y calificada de “pueblerina” por el ex-arquero y comentarista Radoslaw Majdan. Szczesny tuvo reflejos, pero despejó el balón a otro campo bien distinto: “Majdan habla de pueblerinos? Es como si Tusk enseñara a pronunciar la erre”, defecto notorio del habla del “premier”. Unas horas después añadió que tiene en mucha estima al primer ministro y que le supone capáz de reírse de sí mismo, etc.

Son sólo unos ejemplos, pero se nota que la veda contra el gobierno y la persona que lo preside está abierta. A decir verdad, la abrió Rusia, con una humillación en público en forma de informe sobre la catástrofe de Smolensk que quedó sin respuesta convincente y que a todas luces no se esperaba Tusk. Se vió entonces por primera vez a un Tusk desconcertado y a verlas venir. Débil, en una palabra.

Sobre Komorowski existe todavía un paraguas que lo protege de la malicia de los medios, aunque dudo mucho que aguante mucho tiempo. Para no hablar en abstracto y que no se piense que me dejo llevar por prejuicios o emociones locales, pongo la grabación del curioso discurso que el presidente polaco presentó en el German Marshall Fund, durante su mal preparada visita a EE.UU. Hay momentos sin desperdicio, como cuando pone en apuros a la pobre intérprete hablando sobre la política polaca en el s. XVIII y el “bigos”, un tradicional plato polaco (sobre el minuto 19). También debieron sonar exóticas (o machistas) a los embajadores, altos funcionarios etc.,  las curiosas alusiones a la caza.

http://www.c-spanvideo.org/videoLibrary/assets/swf/CSPANPlayer.swf?pid=296983-1

Y hablando de paraguas… Este momento es más conocido, porque AFP la eligió foto del día. Claro que no es culpa de Komorowski que Sarkozy se empapara, pero la imagen vale más que mil palabras y acaba dando igual quién fue el responsable.

niezalezna.pl

En esa misma visita de Merkel y el francés hubo otro episodio embarazoso para los invitados, algo desorientados al ver que el anfitrión no les ofrece asiento antes de acomodarse él mismo.

wpolityce.pl

Anuncios
Explore posts in the same categories: Polonia

Etiquetas: , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: