Dictador en sector VIP

Allá donde se encuentren dos polacos juntos siempre habrá, sin exagerar demasiado, por lo menos cinco partidos y tres alianzas y no necesitan de ayudas externas para enzarzarse en disputas políticas desde su más tierna infancia.

Pero, además, esta natio politica cuenta con la inestimable ayuda de su presidente, Bronislaw Komorowski, dedicado ultimamente a apagar fuegos a base de gasolina. Con su penúltima ocurrencia ha iniciado un debate absurdo que ya comienza a enrarecer el ambiente en torno a uno de los poquísimos acontecimientos que, en estos últimos años tan llenos de crispación, podía ayudar a calmar los ánimos: insinuó con mal tino que en el avión presidencial rumbo a Roma para la beatificación de Juan Pablo II podría encontrarse, entre otros, el último dictador comunista del país, el general Wojciech Jaruzelski.

Algunos, con una buena dosis de sorna, no lo ven tan mal porque la celebración será precisamente el primero de mayo, día bien señalado en el calendario de la era bolchevique, de manifestaciones en honor a un partido de los proletarios que tenía tanto que ver con los obreros como una silla con una silla eléctrica. Ya, de paso, podía invitar al general Kiszczak, que se ocupaba más personalmente de la persecución de la Iglesia y  fue el máximo responsable, junto a Jaruzelski, de una ley marcial que duró año y medio y que frenó en seco el desarrollo del país por un decenio.

Se puede alegar que es un acontecimiento abierto a todos, y que dónde está la misericordia. Cierto. Lo inaceptable es la arbitrariedad a la hora de acogerse a esta máxima cristiana, ese relativismo sibilino. En estos últimos tiempos se está tratando de vender la imagen, falsa a la luz de hechos y documentos, de un venerable anciano que actuó en su momento como amortiguador entre el mal encarnado en la URSS y su pueblo, y que es ahora perseguido por unos radicales sin escrúpulos. En este humilde blog se pueden encontrar algunos ejemplos. El mismo Jaruzelski continúa su huída hacia adelante, negando cuaquier responsabilidad o alegando que evitaba un mal mayor. Si un juzgado lo condena finalmente -suposición que podemos tratar como si de ciencia ficción se tratase si nos atenemos al paso con que se desarrollan los juicios contra él-  se le podría amnistiar por motvos de edad o de salud, pero los crímenes llamémoslos por su nombre.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Polonia

Etiquetas: , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: