Niebla

“Niebla” (Mgła) expone esos momentos narrados por seis colaboradores del difunto presidente Lech Kaczynski.  Es la primera película polaca sobre la tragedia de Smolensk , pasados diez meses de la catástrofe y no ha sido una televisión pública o privada la que lo ha realizado sino un periódico, y no de los más adinerados: Gazeta Polska. Es éste un dato significativo si tenemos en cuenta que todos los medios importantes del país privados y públicos son favorables al gobierno actual, si dejamos aparte la prensa amarilla, el diario Rzeczpospolita con sus 150.000 ejemplares y Radio Maryja, cuyos oyentes suponen según los últimos datos el 1,8% del total).

Impacta oír cómo a los subordinados del primer ministro Donald Tusk lo único que parecía importarle aquel fatídico día dónde inscenizar el “shake-hand” de éste con Putin y dónde el abrazo y cómo esquivar al hermano gemelo Jaroslaw (y esto está dispuesto el testigo a defenderlo en los tribunales si es necesario).

Chocan las tremendas prisas del entonces presidente del Congreso, Bronislaw Komorowski, tanto para ejercer de las funciones de presidente de la República antes de que llegara el acta de defunción de Kaczynski, como para despedir -el mismo fatal día- a aquellos que trabajaban en la Cancillería del Presidente (y esto son hechos indiscutibles) o la descripción de cómo, desde el gobierno de Tusk y usando al embajador ruso en Varsovia y los medios de comunicación, se dificultó primero el viaje de Kaczynski a Katyn y luego se trató de desprestigiar su valor.

Lo malo es que, al ser una producción de Gazeta Polska -en la que han aparecido todas las posibles explicaciones de la catástrofe, incluyendo teorías de atentados de todo tipo- es fácil etiquetarlo. Se achaca a las autoras del reportaje que muestra sólo las razones de una de las partes, aunque personalmente me parece un documento consecuente, necesario y, mientras a nadie más se le ocurra ponerse manos a la obra, único.

P.D: ya que me he referido a teorías de la conspiración, aprovecho para poner unas palabras más sobre Tomasz Turowski, encargado del departamento político de la embajada polaca en Moscú y uno de los pocos embajadores con los que el presidente Komorowski se tuteaba. Turowski, antiguo agente de élite de la policía secreta polaca, fue enviado en febrero del pasado año a Rusia precísamente con la misión de preparar los viajes de Tusk y Kaczynski a Katyn, y fue él el que difundió el rumor de que tres personas habían sobrevivido al accidente. De su vida anterior sabemos que, una vez terminada su “misión” en la Compañía de Jesús, estuvo a punto de casarse con una francesa, que era alumna suya de ruso e hija del primer ministro socialista Michel Rocard, pero no llegó al altar, quizá por intervención del contraespionaje galo. Al menos eso piensa un antiguo amigo de Turowski que ya duda incluso si éste es su verdadero nombre.

Explore posts in the same categories: Polonia

Etiquetas: , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: