Ossis y Wessis

Algo desconcertado sí estoy, debo reconocerlo. Hace algunos días el primer ministro polaco Tusk, en un repentino ataque de amor al prójimo a los que nos tiene acostumbrados en Polonia -pero de los que fuera no se habla, porque el malo de la película sólo es Kaczynski- espetó que los votantes de Ley y Justicia son como ciudadanos de la extinta República Democrática Alemana, mientras que los de su partido representarían a los de la RFA.

Bien, tomémoslo como algo típico que acompaña a las emociones propias de un periodo de campaña electoral. La anécdota aparece cuando el nuevo presidente Komorowski -procedente del partido de Tusk- decide invitar al Consejo de Seguridad Nacional polaco nada menos que a … Wojciech Jaruzelski, último dictador comunista del país, responsable de la ley marcial, de la ilegalización de Solidaridad, de las purgas antisemitas en el ejército y con juicios criminales aún en marcha. La razón que da Komorowski es que Jaruzelski había sido presidente de Polonia. Claro, en un primer momento de transición en el que “el partido” seguía manteniendo parte del poder a pesar de la voluntad pueblo. También argumenta que es “experto en temas rusos”. Bueno, experto sí,… en mantener a su país bajo el yugo soviético.

Por otro lado, a los tolerantes mandatarios no les basta con disponer de la “amistad” de la mayor parte de los medios. Quedan algunos críticos y hay que ponerles un bozal. Es lo que tratan de hacer con el diario Rzeczpospolita. El Estado tiene el 49% de las acciones del editor del periódico y el resto pertenece a Mecom, un fondo de inversiones británico al que ha tratado de presionar para que expulse al redactor jefe -Pawel Lisicki. Todo para vengarse, porque Rzeczpospolita había sacado a la luz pública un escándalo de juegos de azar en el que estaban involucrados miembros del gobierno, que preparaban una nueva ley que favorecería los intereses de sus amiguetes. Seguramente no consigan su objetivo, pero el circo que han montado servirá para intimidar a los medios que traten de ponerse incómodos de cualquier manera. Eso sí, la reputación del gobierno queda algo en entredicho en el exterior, lo cual es novedoso.

Me pregunto si habría invitado Angela Merkel a Erich Honecker al Nationaler Sicherheitsrat si éste existiera en Alemania y si el ex-dictador aún viviera, y también si la canciller se atrevería a coartar de modo similar la libertad de prensa en su país. Entonces, ¿quién es más de la RDA y quién de la RFA?

Anuncios
Explore posts in the same categories: Polonia

Etiquetas: , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

2 comentarios en “Ossis y Wessis”

  1. Ljudmila Says:

    Muy interesante! En ralidad increible! Jaruzelski??!! Es increible como sigue ese “enamoramiento” del pasado en los paises eslavos. Cuanta similitud con Eslovenia!

    • Higinio J. Paterna Sánchez Says:

      Triste, pero cierto. No hay enamoramiento general, es una cuestión personal del presidente Komorowski, que está demostrando ser peor político de lo que nadie era capaz de esperar. Una decepción.

      Es un intento de legitimizar a los mandatarios del antiguo régimen, algo así como decir que “eran buenos chicos que querían lo mejor para Polonia desde el otro lado de las barricadas”. Lamentable.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: