And the winner is…

El ganador el domingo será Jaroslaw Kaczynski, da igual si sale elegido presidente. Para sorpresa de muchos, amnésicos principalmente, según las últimas encuestas se encontraría ya por delante de Komorowski en intención de voto.

Kaczyński ya ha resucitado, ha vuelto al ruedo cuando se le consideraba perdido para la política nacional y aunque pierda estará en una cómoda posición para afrontar las parlamentarias del año que viene, mientras que para Komorowski ganar ahora es cuestión de vida o muerte. Si cae, su posición en la Plataforma Cívica no podrá ser peor. Los guiños de Kaczyński al electorado de izquierda no son del gusto de todos en Ley y Justicia, pero son sin duda más creíbles que las acrobacias de Komorowski para atraer los votos del candidato Napieralski.

Se dirigían a dos izquierdas distintas: Kaczynski más a la que postula equidad social y reivindica los derechos de los trabajadores. Lógico si se tiene en cuenta que él mismo se considera heredero del Partido Socialista Polaco del periodo de entreguerras. Komorowski tratando de granjearse la amistad de la izquierda “gender” con su llamada a un acuerdo liberal sobre la ley de fecundación in-vitro no pegaba con su perfil conservador de hasta anteayer.

El conde era un canditato para otras elecciones distintas, en las que no tendría que despeinarse para ganarlas. En cuanto ha tenido que entrar al trapo, meterse en una difícil campaña y además combinar su función de presidente de la Cámara Baja con la de Jefe de Estado no ha habido escapatoria posible y todas sus deficiencias han quedado patentes. De hecho, lo que me extraña profundamente es que ganara el primer debate y que en el segundo, perdido, mantuviera el tipo y no tuviera uno de sus lapsus que le han llevado a conseguir que se le llame Bronislaw “Error” Komorowski o Bronislaw Komorowski, conde de Wikipedia.

El reset tras la catástrofe de Smolensk ha favorecido principalmente a Kaczynski. No necesariamente por compasión, sino porque los medios de comunicación que le han sido enemigos en los últimos cinco años han tenido que saber medir sus palabras. Eso ha permitido centrarse más en el “meritum” de la campaña y menos en las zancadillas verbales. A Komorowski le ha venido también mal el “fuego amigo”, como la sinceridad de Andrej Wajda, que se congratulaba abiertamente y en público del apoyo de las televisiones amigas (TVN y Polsat). Y a quienes se sentían antes de la primera ronda manipulados por los mass media, el sondaje que publicó la popular Gazeta Wyborcza dos días antes de ésta, en el que Komorowski disponía de 18 puntos de ventaja sobre Kaczyński (51 vs 33), no hizo hecho más que confirmarles que tenían razón.

En este contexto se enmarcan unas declaraciones bien interesantes de la profesora Magdalena Środa, icono del pensamiento “gender” local, de la línea de Wyborcza, que llegó a afirmar las encuestas tienen también un valor “persuasivo”: da que pensar.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Polonia

Etiquetas: , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: