Popiełuszko no es historia

Casi con toda seguridad, el año que viene la Iglesia agreguará a dos importantes polacos -Juan Pablo II y Jerzy Popiełuszko – al número de sus beatos. El primero ya lleva el apelativo de el Grande. El martirio del segundo conmocionó en su momento a toda Europa.

Empiezo con JPII y Popiełuszko y de repente aparece en este artículo Roman Giertych, ex-líder de la Liga de las Familias Polacas. ¿Qué tendrá que ver la velocidad con el tocino? Pues bien, ya escribí en su momento sobre las escuchas que una de las agendas de seguridad estatales estaba haciendo a periodistas y abogados. Entre otros, le tocó a Giertych. No por casualidad, porque en realidad el objetivo no era él mismo, sino quien estaba al otro lado del cable, que era Wojciech Sumliński, un conocido periodista en apuros por investigar demasiado un asesinato de hace 25 años… el de Popiełusko.

Sumliński no es un plumilla cualquiera, fue pionero en el periodismo de investigación en Polonia, llegó lejos en sus pesquisas en el mundo de las mafias de este país. Desde que fijó su atención en las incoherencias del “caso Popiełuszko” las cloacas del Estado no le han dado tregua, llevándole en su persecución a una presión tal que trató de suicidarse dentro la que fuera parroquia del “cura de Solidaridad”. Gracias a Dios, recibió ayuda a tiempo y le salvaron.

¿Qué puede importar la muerte de un curita en tiempos del comunismo? Pues que no fue un crimen normal, uno de tantos: sigue siendo el asesinato más importante ocurrido en Polonia en los últimos treinta años, y el más misterioso. Cambió el curso de los acontecimientos.

Sumliński en dos libros escritos en base al material de sus investigaciones que consiguió salvar -su vivienda fue “misteriosamente” asaltada y sus papeles robados- demuestra que lo único que hay de cierto en lo que sabíamos hasta el momento era el día en que d. Jerzy desapareció. Deja claro que los cuatro condenados no pudieron hacer sólos el “trabajo” y las pistas llevan directamente a los dos mandarines del momento: los generales Jaruzelski y Kiszczak aparecen como inspiradores del crimen en primera persona. Y ya casi en 2010, después de tantos años, sigue habiendo muchos que hacen lo posible para que la verdad no vea la luz. ¿Quién dice que la historia no importa?

Anuncios
Explore posts in the same categories: comunismo, cristianismo, Europa del Este, Polonia

Etiquetas: , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

5 comentarios en “Popiełuszko no es historia”


  1. no entendí: es un libro o una película, o ambos?

    saludos!

  2. Higinio J. Paterna Sánchez Says:

    Ambos, aunque de la película no escribo.


  3. Me impactó este asesinato por un artículo de entonces en la revista Nuestro Tiempo, que me gustaría volver a leer. La violencia degrada más a quien la ejerce.

    • Francisco Says:

      Conozco Polonia y tengo contactos con personas influyentes y conocedores, en profundidad, de la situación polaca en la década de los años ochenta. Por lo que me informó la hija de un destacado político polaco, ferviente católica y anticomunista, el asesinato de Jerzy, fue obra de unos sicarios, supuestamente comunistas, que utilizarosn este crimen para una convulsión en el régimen de aquel entonces.
      Nada se dice de los que, de verdad, estaban detrás del asesinato de un sacerdote con una inmensa popularidad en el pueblo polaco, que utilizó el púlpito (Polonia es el país en el que se roza el fanatismo católico).
      Para derribar el sistema comunista, no había mas que utilizar el prestigio del catolicismo en el país (nunca los clérigos se aliaron con ningún poder político, de ahí su prestigio).
      La vítima tendría que ser un clérigo popular, de ahí que eligieran (desde fuera de Polonia…) a Jerzy, con una ejecución impactante.
      A partir de ese momento entró en juego Solidaridad, con una financiación, en dólares, de otro polaco, destacado político allende los mares.
      Lo demás, era juego de niños. El sistema comunista caería como un castillo de naipes.
      La guerra fría tendría su fin y el mercado se tornaría GLOBAL.

      • Higinio J. Paterna Sánchez Says:

        Gracias por su comentario. Debo decir que es interesante: no me había encontrado con una teoría así en los quince años que aquí llevo.

        Pero no estoy de acuerdo. Primero porque los sicarios no so “supuestamente comunistas”, sino notorios miembros de las fuerzas de seguridad. Sí es verdad que no se exigió responsabilidad alguna a los autores “intelectuales” del crimen, que estaban bastante más arriba en el escalafón y sin cuyo permiso no se habría llevado a cabo la operación.

        Por otro lado no me parece acertado decir que d. Jerzy “utilizó” el púlpito: basta con leer sus homilías sin dejarse llevar por esterotipos fáciles, otro de los cuales es el “fanatismo” polaco. Tan fanática (o bastante más) es la dictadura relativista en Occidente.

        Solidaridad entró en juego mucho antes, precísamente se estaba llevando a cabo en esos años su “ahogamiento” en forma de ley marcial, que provocó una parálisis brutal, sobre todo en las conciencias de los disidentes.

        En fin, quedando bonita como hipótesis, veo su explicación algo ahistórica y falta de apoyo en lo que a hechos concretos se refiere.

        Saludos cordiales.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: