Hombres de honor

Ya puse unas líneas sobre el último dictador de Polonia hace unos meses, pero vuelvo a la carga. Y es que si alguien por quien profeso tanto respeto como Joaquín Navarro-Valls escribe en La Repubblica con tan poco tino sobre el general Jaruzelski, la ley marcial que implantó en Polonia y el juicio al que está siendo sometido desde hace unas semanas es que estamos mal, muy mal.

Pues bien, en resumen, Navarro-Valls nos dice primero que Jaruzelski es un icono del comunismo y que ponerlo en el banquillo puede ser peligroso, ya que podemos perder de vista a la persona al enjuiciar la Historia, además de que es ya una persona de edad avanzada. Luego nos informa de que el general fue, ante todo, militar, después nacionalista polaco y al final comunista. Sobre la ley marcial, nos enteramos que el dictador quiso evitar una humillación del país, como la que sufrió Hungría años atrás, y que además la amenaza no provenía del Este, sino de la República Democrática Alemana. Para terminar, prevee que lo que saldrá en claro de este embrollo será “la inocencia de un culpable”.

Entiendo que Jaruzelski siga defendiéndose ante el tribunal con el argumento de que evitó que los soviéticos entraran y “pusieran orden” a su manera. No puede cambiar un esquema que ha estado usando durante veintisiete años así por las buenas. Pero es bien flojo, y más teniendo en cuenta la cantidad de documentos que han salido sobre el tema y que dejan bien claro que fue él quien pidió a Moscú apoyo y que el Kremlin dijo “nones”, que entrerían sólo como última instancia: de hecho en Moscú no eran tan reacios a aceptar como mal menor que parte del poder en Polonia pasara a manos de Solidaridad.

La doctrina militar entonces vigente en la URSS no aceptaba la guerra en dos frentes, y entonces tenían ya ciertos problemillas en Afganistán. Por otro lado, después de lo de Praga, no querían arriesgarse a lo que podía ir más allá de una simple crítica por parte de Occidente, especialmente de Reagan, claro. Además, los satélites americanos habrían detectado un movimiento serio de tropas cerca de la frontera polaca. En cualquier caso, la sugerencia de que el ataque a Polonia podía venir del Oeste, y no exactamente de los rusos que estacionaban en la RDA, raya el esperpento: ¿iban a entrar los alemanes sin permiso de papá Moscú? ¡Si les hicieron salir de Checoslovaquia nada más entrar en 1968 por lo mal que se les veía!

Sobre los motivos que pueden llevar a escribir tantos errores en una sola publicación, creo que el principal es de educación: entiendo que resulta incómodo ver entre rejas a alguien que, cierto, estaba “al otro lado de la barricada”, pero con quien se dialogó durante años digamos que de igual a igual. Casi como que es poco elegante condenar a ese alguien. Tengo que decir también que, a pesar de todo, no me he sorprendido en absoluto: lo que leemos en La Repubblica es una muestra más del quasi-monopolio informativo del que desde hace años disponen Adam Michnik y su Gazeta Wyborcza para informar acerca de Polonia en el extranjero, y eso se debe, entre otras cosas, al magnetismo que este personaje produce en los periodistas extranjeros desde las revueltas polacas del 68 (que, dicho sea de paso, nada tuvieron que ver con las del mayo parisino). Y es que, en una maniobra poco comprensible desde fuera pero que tiene su historia, el que fuera antaño diario de Solidaridad comenzó a tratar a Jaruzelski, Kiszczak y otros mandamases de la gran esa cárcel en que se convirtió Polonia en 1981 de “hombres de honor”.

Podría, como mucho, valer el argumento de la edad, pero nuestro héroe está lúcido y en forma (hoy declaró cuatro horas, cuatro). De todas formas, no me importaría que lo indultasen por motivos humanitarios y que no pasara ni un sólo día en la cárcel. Eso sí: después de que hayamos llamado al pan, pan, al vino, vino, y al crimen, crimen. Pero tratar a este caballero como si fuera el artífice de la democracia polaca sólo porque en 1989 dejó de pegar a los que estaban del otro lado me parece una exageración.

Sea como sea, nuestro héroe no está sufriendo las vejaciones de un “tribunal amenazador”, como se refirió Navarro-Valls en alusión al Instituto de la Memoria Nacional, sino que tiene todos los derechos de un ciudadano a un juicio justo, y todas las prerrogativas de un ex-jefe de Estado, de las que sus abogados saben hacer uso muy bien (y por eso el juicio por otros asesinatos del año 1970 sigue dilatándose durante ya más de diez años). Para acabar, ¿no es mejor que trate de defenderse ahora a que luego aparezcan absurdas acusaciones de que alguien pretende “cambiar la Historia”?

Anuncios
Explore posts in the same categories: Polonia

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

7 comentarios en “Hombres de honor”

  1. Miquel Says:

    Maestro, por fin algo de información ortodoxa sobre Polonia en Español. Estando en Polonia, “exiliado”, te será más fácil comprender el verdadero espíritu de Polonia. También el verdadero espíritu de los pueblos de España: la fe en Cristo Señor y la realeza maternal de Maria. Desde ahí, la mentira no cuela.

    Saludos


  2. yo pensaba que nos hablarías de la película!

    saludos!


  3. buenísimo!

    habrá link!

    que le den “asilo” (como le llamó el barón Weiszäcker) en Chile!

    como a Honecker… mi vecino de La Reina (comuna en Santiago),

    saludos y gracias!!!

    PS: felicitaste al Nóbel de la Paz ya en FB? Hay un grupo para felicitarlo… es el primer Nóbel de la Paz que me gusta.

  4. Higinio J. Paterna Sánchez Says:

    Gracias, Miquel. ¡Qué alegría verte por aquí!

    ¡Qué cosas, Marta! Tú eras vecina de Hoenecker y yo lo soy de Jaruzelski, y bien cerquita que lo tengo, a unos diez metros.

    Sobre Ahtisaari, la verdad es que aún tengo darle vueltas al asunto y leer algo más (también en tu blog), porque tenía la sana costumbre de no hacer ni caso a lo que premiaran en Estocolmo y Oslo (¿para qué ponerse de los nervios?).


  5. sí, es sólo una idea loca; pero a mí me parece que su actuación (por ej. en Kosovo) fue muy acertada; claro, por eso, puse en FB que es la primera vez que estoy feliz con un Nóbel de la Paz; es que Higinio, seamos sinceros, en Europa occidental (Espana e Italia con “cuento aparte”), las cosas están mejorando… Mira no más el gobierno que tiene Suecia, fantástico! y su política exterior en el caso de Goergia, extraordinaria!

    Lo de Jaru… y si haces una foto de su casa? No sería una buena idea?

    El link irá durante la semana, ya que el finde, bajan mucho las visitas 🙂


  6. Empecé a leerte con prejuicio en contra y a favor de JNV, ¡pero si no habías casi nacido entonces…!
    Sin embargo, tengo que decir que estoy contigo, hace poco leí “El Presidente, el Papa y la Primera Ministra” de John O’Sullivan (ed. Gota a Gota. FAES), en el que este afirma que los soviéticos dejaron claro a los polacos que deberían ser ellos quienes resolvieran la situación, y que el Pacto de Varsovia sólo intervendría como último recurso, y ya se vería, porque, en efecto, el imperio soviético estaba teniendo muy serios problemas en el momento de su máximo esplendor (Afganistán, guerra de las galaxias, problemas económicos para financiar aliados, etc.).

  7. Adonica Says:

    The paragon of untirsdandeng these issues is right here!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: