Wałęsa y el proverbio chino

Oí hace ya algunos años de un amigo un proverbio oriental (bueno, eso me dijo, pero si se lo inventó tampoco pasa nada): “mejor una vez verde que mil amarillo”. Lo cual puede entenderse como que es mejor desde el principio decir las cosas claras aunque haya que pasar un mal trago, a andarse luego durante una larga temporada con medias verdades, que cansa más y, a la larga, causa infinitamente peor efecto.

Para su desgracia, Lech Wałęsa nunca escuchó el proverbio de marras y por eso desde hace varios lustros le pasa lo que le pasa: no conozco a ningún héroe tan empeñado en derribar su propia leyenda. Desde hace ya bastantes años es secreto de polichinela que el mítico dirigente de Solidaridad fue colaborador durante un tiempo con los servicios de represión comunistas. Para dejar las cosas claras, eso ocurrió en los años 1970-76, siendo él entonces un joven obrero. ¿Qué ocurrió después? Pues que consiguió escapar del cerco de la SB y nunca volvió a dejarse intimidar por sus esbirros. Evidentemente sus actos posteriores en la oposición al régimen superan inmensamente la pusilanimidad en la que antes cayó.

Las reacciones a un libro de dos historiadores del Instituto de Memoria Nacional (IPN), Sławomir Cenckiewicz y Piotr Gontarczyk, han sido bastante histéricas, con honrosas excepciones. El propio Wałesa grita “¡yo derroté a las fuerzas de seguridad, no ellos a mí!” y amenaza con revelar la verdadera identidad de “Bolek”, que era el pseudónimo del confidente con el que se le identifica (“ahora conozco la verdad”): pues la verdad, en mi humilde opinión, es que podía haberlo hecho hace por lo menos diecisiete años, si fuera cierto lo que dice, y nos habríamos ahorrado un culebrón. También anuncia que irá a los juzgados.

Más “concreto” que Wałęsa es Władysław Frasyniuk, antiguo lider de Solidaridad y hoy miembro del Partído Demócrata, de la órbita del dirario Gazeta Wyborcza: “con gente así (Gontarczyk y Cenckiewicz) no se discute, sólo se les puede dar (una bofetada) en la cara”. Y todo esto ¡antes de que se publique el libro! Creo que queda claro por que me “gustan” tanto GW y sus satélites: sólo es un referente moral quien ellos quieren, y si la verdad no se adecúa a lo que ellos dictan, peor para la verdad.

Otros, como Andrzej Czuma, antiguo disidente y ahora diputado de Plataforma Cívica, el partido del gobierno, ponen el cerebro en funcionamiento antes de poner la boca en movimiento: “el drama de Wałesa consiste en que no hubo nadie que le dijera que su grandeza no iba a desaparecer al confesar los errores de su juventud”. Y yo estoy completamente de acuerdo con él.

Anuncios
Explore posts in the same categories: comunismo, Europa del Este, IPN, lustración, Plataforma Cívica, Polonia, Walesa

4 comentarios en “Wałęsa y el proverbio chino”


  1. Qué bien que nos cuenten estas cosas Higinio!

    No lo sabíamos por acá…

    Dime y no te gustaría ponerlo en Planisferio? Sería fantástico!

    El lunes puse las estadísticas de Planisferio en mi blog, para que las veas, están muy bien.

    Una pregunta, qué es un “secreto de polichinela”? No sé si sea chino, polaco o simplemente espanol, ja ja, te prometo que me lo he preguntado.

    Quedé super intrigada y quiero saber quién es Bolek!

    La terminación “ek” es también (como en checo) diminutivo en polaco?

    A ver si nos cuentas después en qué termina el culebrón!

    Un abrazo!

  2. Higinio J. Paterna Sánchez Says:

    Gracias, Marta.

    Pensé ayer ponerlo en Planisferio, pero se me acumularon cosas y se me hizo algo tarde. Lo pongo con mucho gusto.

    Un secreto de Polichinela es un misterio conocido ya por todos. La expresión viene del teatro (Polichinela es un personaje de las farsas italianas).

    Todo parece indicar que, efectivamente, Wałęsa fue “Bolek” (por lo menos es lo que afirman los historiadores que conozco). Aún así, espero con impaciencia el libro. Lo peor es que muchos de los llamados “referentes morales” hablan de “persecución”, “calumnias” y cosas por el estilo mientras los autores no han dicho ninguna declaración, ninguna polémica, y el libro aún no ha salido.

    “ek” es efectivamente la terminación del diminutivo en polaco, como en varias lenguas eslavas.

    Saludos.


  3. Gracias a ti querido Higinio!

    incorporaré lo de Pochinela a mi acerbo lingüístico! ja ja

    Un abrazo muy fuerte y gracias!

  4. Jaime Palma Says:

    Hola Higinio,

    Es la única forma que tengo de localizarte.

    Voy con mi familia a Polonia el día 22 de Junio hasta el día 29. Llegamos a Varsovia pero no bajamos directamente a Zakopane.

    Escríbeme.

    Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: