Se han perdido media película

Si durante la última semana pocos eran los polacos que comprendían la situación política del país, los medios de comunicación extranjeros estaban en un fuera de juego de espanto: hace varios días informaban de que la crisis de gobierno tocaba fondo y ahora no saben cómo explicar que quien ha tocado fondo es la oposición y que el partido de los gemelos, atacados por los medios sin piedad desde el comienzo, vuelve a estar por delante en las encuestas.

Quede aquí claro que no ejerzo el voto en Polonia y que además me parece que el gobierno ha dado muchos motivos para ser criticado. Pero decir que la democracia está amenazada es sacar de quicio las cosas. El episodio que voy a referir ilustra bien el grado de ceguera al que han llegado políticos y medios. En la oposición polaca se han dedicado durante los últimos dos años sólo a reaccionar a los movimientos del gobierno y a criticar por definición cualquier movimiento que hiciera: han perdido el hilo.

Pero volvamos al tema: hace unas semanas el viceministro de Interior Kaczmarek es expulsado del gobierno. Según el ministro de Justicia, con un chivatazo imposibilitó una acción de la Agencia Central Anticorrupción en el ministerio de agricultura, que entonces estaba al cargo de miembros del partido Autodefensa.

Nada más cesar en funciones, anuncia a diestro y siniestro que en Polonia nadie puede vivir seguro, que estamos en un país totalitario. La oposición encabezada por la Plataforma Cívica le sigue el juego. Es más, la Liga de las Familias Polacas y Autodefensa, que han abandonado la coalición gobernante, quieren hacerle candidato a primer ministro. Su posterior encarcelamiento acerca a Polonia al estalinismo, la pone de patitas en la calle fuera de la UE, supone un ataque a los más elementales derechos humanos etc, etc. “¡Queremos pruebas!”. Hasta aquí llegó quedó la prensa fuera del país, por lo menos la española. Luego, sólo silencio.

Y al día siguiente en una rueda de prensa las pruebas aparecen. No son aún pruebas de culpabilidad, pero sí de perjurio de Kaczmarek y del antiguo comandante en jefe de la policía. Además se demuestra la existencia de sospechosas conexiones entre políticos y hombres de negocios, que a su vez tienen contratados en sus empresas a ex-políticos de varios colores y a ex-agentes de los servicios comunistas: vamos, eso de lo que se llevaban mofando dos años en Polonia y fuera de ella. ¿Y entoces que dicen en la oposición? Antológico: “que estamos en el Gran Hermano”, “que los ciudadanos no saben si la noche siguiente la pasarán en la cárcel”, “que el gobierno vigila a sus propios funcionarios” (esta perla es de Olejniczak, jefe de los ex-comunistas). Uno de los principales problemas de los políticos polacos (y de todo el mundo conocido, supongo), es que un día usan un argumento, al día siguiente el contrario y ni se inmutan. La gente de a pie tiene por lo general más memoria.

Hay otro detalle que explicar: el propio Kaczmarek comenzó su dudosamente brillante carrera ya en el aparato comunista. La oposición lo tenía en bandeja de plata, pero la avaricia rompe el saco. En lugar de esperar a ver si había o no pruebas y entonces atacar al gobierno por poner a gente tan poco fiable en puestos tan relevantes en el primer supuesto (que sería una bola de set) o por romper efectivamente las reglas del juego democrático al encarcelar a alguien ilegalmente (bola de partido), quisieron ir por la vía rápida y quitarle la raqueta al contrario. El tiro les salió por la culata. Ahora van por detrás en los sondeos, y Autodefensa y la Liga podrían no entrar siquiera en el próximo Parlamento.

Para terminar, a la pregunta de por qué el gemelo primer ministro confió en Kaczmarek, sabiendo de dónde éste había salido, respondo como Rafał Ziemkiewicz de “Rzeczpospolita”, uno de los pocos diarios que conservaron la sangre fría: seguramente quiso dividir a la antigua vieja guardia, una tentación a la que tampoco se resistió Wałęsa, y tener así a sus órdenes a alguien con tanto que perder que dejara de lado antiguas lealtades. Le salió mal, pero se ve que sacó rapidamente consecuencias de su error.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Europa del Este, General, Kaczynski, lustración, Noticias, Polonia

4 comentarios en “Se han perdido media película”


  1. Qué bien que volviste Higinio! Espero que lo hayas pasado bien en tus vacaciones!

    Te sugiero lo siguiente:

    1) que dejes de leer la prensa espanola, no tiene ningún sentido leer lo que dicen sobre Polonia. Ciertamente, tan al occidente, poco y nada se sabe de Europa Central, esto no necesitas recordárnoslo, sobre todo, a quienes no leemos la prensa espanola.

    2) que escribas y describas Polonia (no sólo su actividad política, sino también la cultural y, si no es mucho pedir, la económica, porque pl me parece demasiado importante económicamente como para no tocar el tema) y su gente.

    3) que nos expliques (en este artículo sí lo hiciste, además que yo sé más o menos quién en quién en pl, pero en el siguiente, tendrías que explicar un poquitín más) quiénes son las personas que nombras, los políticos polacos. No necesitas explicarlo cada vez, tal vez poner algún link… O ir construyendo un artículo sobre otro.

    Qué te parece? Un abrazo!

  2. Higinio J. Paterna Sánchez Says:

    Gracias por los buenos consejos. Bueno, después de tanto tiempo aquí estoy bastante polonizado, que es lo mismo que decir que politizado. Hay un dicho polaco que suena más o menos así: “donde hay dos polacos, allí hay tres partidos y cinco bandos”.

    Las vacaciones fueron maravillosamente. Regresé de hecho hace un par de semanas, pero había tanto que hacer en el trabajo que no he podido entrar antes en la blogosfera.

    Quizá le dedique algún artículo a Ucrania, que es dónde pasé la última semana de vacaciones.

    ¡Un saludo!


  3. sería fantástico que escribieras de Ucrania!!! (uno de mis países favoritos, de hecho, yo estaba por Ucrania para el Mundial de fútbol, viva Chevchenko!).

    Si tienes fotos, aunque sean una o dos, sería extraordinario!

    Y sigue escribiendo de pl, me encanta que polonizado sea politizado!

    Lo de los dos polacos, los 3 partidos y los cinco bandos… podría ser tema de un artículo!

    Un abrazo Higinio, serás un gran aporte a la blogósfera!


  4. Vaya, por fin entiendo algo; ya leo la prensa de aquí con varios filtros y porcentajes de reducción; pero claro, uno nunca sabe, sólo intuye. Contigo creo que completo el cuadro.
    ¿Ucrania, eh? Bien.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: